Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

jueves, 4 de junio de 2009

4a Oportunidad

Era ya tarde. Demasiado tarde pensé, para poder encontrar a la niña que es dueña de mis coincidencias, pero caminando más rápido de costumbre hacia la parada de buses, volteo a ver hacia un lado, y me parece verla con su amiga… dudo, camino pero un poco más despacio, y espero a ver si la mano del destino nos unía otra vez.

Llegue antes a la parada, había un autobús en el que me podía ir, pero llegue y se fue (cosa extraña, a casi nadie le pasa eso), me quedé bastante alejado de donde siempre espero mi autobús y las vi llegar cerca de donde acostumbro estar. Esperamos, y cuando llegó, subimos, y de nuevo la mano del destino se encargó de juntarnos.

- ¡Ya ves! Te digo que nos esta siguiendo… - dijo su amiga. – ¿Te ayudo? – me dijo ella con la dulce y suave voz que la caracteriza. –Gracias – le dije, y comenzamos a platicar de todo y de nada, como había querido hacer con ella desde hace algún tiempo ya.

- Ya es la tercera vez que pasa, ya no creo que sea mucha coincidencia…- me dijo su amiga.

- ¿Que puedo hacer yo si la mano del destino nos une?- le respondí. Pero no era la tercera vez, ya era la cuarta en el bus, y la quinta con la niña linda y dulce, el objeto de mis coincidencias, si contamos la primera vez en la fila…

Ayer vi fijamente sus ojos, me encantaron. Son profundos, son sinceros, son puros, son honestos, son hermosos… Enmarcados en el contorno de su bello rostro, armonizados por manos divinas, puestos para iluminar, bellos ventanales para adornar su alma…

Cada vez me siento más impotente ante esto que siento por ella, porque se que es algo difícil, por no decir imposible, por ahora… Confirmé su nombre y apellido, y ahora que estoy seguro de saberlos, pensare en ello cada noche, cada vez que pase por su casa en mi transporte, cada vez que la vea, cada que se me venga el pensamiento a mi mente, cada que escuche su nombre en algo, pensaré en ella, la dueña de mis coincidencias


Jueves, Junio 4, 2009

Creative Commons License
This obra by Walter Ulises Castillo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Busqueda