Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

jueves, 22 de julio de 2010

XXV. Sinceridad – Todo lo que siento por Ti

La edad parece que te ha brindado rápidamente virtud,
Y talvez exagero, pero sentí que le buscaste ataúd,
A todo el cariño que siento por ti, o por lo menos lo harás sufrir,
Talvez por un tiempo, pero siendo sincero, no lo veía venir.

Me dijiste que no estás preparada, creo también que aun no,
Pero aunque lo sepa no me deja de mortificar que pueda haber otro amor.
Me dijiste que no hay otro, pero simplemente “no puedes”,
Supe disimular lo trágico pero notaste mi tristeza, y no era leve.

Te amo, y creo que lo sabes hasta la saciedad,
Y pienso que sin ti caeré en lo más profundo de la soledad,
Tanto como quizás nunca caí. Necesito que me demuestres tu amor, si lo sientes,
Lo quiero, lo anhelo, lo deseo, con el corazón y la mente…

Como te lo dije, eres con la única que imagino mi futuro,
Como ya lo he escrito, eres la que creo que será mi compañera,
Talvez solo son sentimientos demasiado grandes que talvez por mi no sentirás,
Creo que ya estoy sufriendo demasiado por lo que has dicho…

Siento fallecer, y aunque no lo creas el rocío de mis ojos quiere escapar,
No pensé que fuera así, talvez me esperancé mucho en ti, no te dejo de pensar,
Mi amor, rayos, ya no se como seguir con esto tan escondido,
Me hace falta poder decírtelo sin el miedo de lo prohibido.

Te amo, no me cansare de decírtelo, pero no me digas que no te lo diga,
Se que otro amor como el que siento no lo vas a encontrar,
No trates de buscarlo, te amo, lo sabes, solo déjate amar,
Deja que mi corazón gane todo tu amor, déjalo que siga…

Amo tus ojos brillantes, la luz que ilumina la oscurana de mi soledad,
Amo la belleza de tu persona, que mueve hasta las peñas con una sonrisa,
Amo el rose de tus manos con mis manos, que es como la brisa,
Amo tu silueta que llena mi vida de sueños de infinidad.

Amo todo lo que ves y lo que tocas, amo lo que escuchas y lo que provocas,
Amo la cascada de azabache que pende de tus sienes,
Amo tus expresiones, amo de ti todo lo que tienes,
Tanto te amo, y corto me quedo, tanto te amo que las palabras son pocas.

Nadie había valido tanto la pena hasta hoy para escribir tanta poesía,
Y para mi es otra señal inequívoca más de cuánto es lo que siento por ti,
No te imaginas el efecto de tus palabras de esta noche para sentirme así,
Has dejado en coma mi alegría, pero amarte, sé que una y otra vez lo haría…

Lunes, Mayo 19, 2008

Creative Commons License
This obra by Walter Ulises Castillo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Busqueda