Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Como me siento cuando estoy cerca de ti.

Escucha esa canción que tanto le gusta, después de haber leído lo que no hubiese querido confirmar, pero que sospechaba, porque no puede ser de otra manera. Y pensaba en cuan fácil es crearse expectativas, ilusiones, tramas, finales alternativos, y completos desenlaces en la mente.

Lo acaban de bajar de la nube, así de simple, las circunstancias, todas ellas están en contra de lo que el corazón, la mente, la química del cuerpo, o que sé yo, le pudieron haber causado en todo este tiempo. Que es algo difícil, que ella y él no se conocen bien, quizá, y que quizá tampoco habría tiempo suficiente para hacerlo, que todo se resumiría en un par de palabras al aire y algunas líneas escritas, y nada más.

Y entróle en aquella noche, una amalgama de sentimientos difícil de describir de manera apropiada, certera. No sabía cuáles eran los componentes de aquello que lo embargaba, pero que a ratos lo ponía triste, a ratos melancólico, a ratos en cierta manera confortado por las palabras de apoyo que en esa noche recibió. Eso sí, era algo que no se quitaría de la noche a la mañana.

Pensó tratar de tener más momentos de los disponibles, pero eso es algo que el Padre Tiempo no suele dar. No hay tal cosa como una máquina del tiempo, o cosas así, que permitan vivir un día en particular en repetidas ocasiones, o adelantar a ese par de minutos en los que logren coincidir en el universo, y que puede que no vuelvan más.

Le dicen que aproveche el tiempo, que al menos algo sucederá, que es aún peor no tratar nada. Pero él, con su característica precaución, que hasta cierto punto puede parecer inseguridad, se toma su tiempo para pensar, y meditar en el hecho de lo correcto o no de ese paso en falso que pueda tomar, y lo piensa, y le martilla la idea en la cabeza, y su razón le dice que no, no de un paso en falso, simplemente que sepa tener más tiempo con ella, si esto en algún caso es posible, y si no, dejar ir lo que no es suyo, con la esperanza que un día regrese, y lo convenza de lo contrario.

Y sigue pensando, y no se decide aún…

Sábado, Diciembre 25, 2010

Creative Commons License
This obra by Walter Ulises Castillo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Busqueda