Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

domingo, 25 de septiembre de 2011

La dueña de mis madrugadas

Lo único que me sucede es que el sentimiento por ella crece.
Lo único que puedo dar por hecho es que la quiero, y mucho.
Lo único que sé es que está lejos, mas eso es sólo físicamente.
Lo único que pido es que sintamos lo mismo y de la misma manera.

Sus escritos me dan vida, me dan alegría, me dan insomnio.
Es la dueña de mis madrugadas, de mis letras, de mi corazón.
La razón del súbito hábito del ahorro, de las ganas de viajar,
la razón para grabar canciones, esa misma es ella nada más.

La que con su linda simpatía causó que escribiera esta entrada,
de la que me duele tanto despedirme aun así sea necesario,
con la que imagino futuros alternativos innumerables y diferentes.
Ella, la más bella, ella que duerme mientras escribo estas líneas.

Creative Commons License
This obra by Walter Ulises Castillo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Busqueda