Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

viernes, 9 de agosto de 2013

Mejor hacer que prometer

Al momento de lograr un hito en la vida (por muy insignificante que pueda parecer para los demás), a mí se me da por pensar qué es lo que he hecho en los últimos tiempos, y parece que los últimos han sido los mejores.

Me dio por buscar en el blog, ya que es donde se documenta la vida (aunque Twitter a veces le gana la partida en ese propósito, se complementan) y me doy cuenta que en 2012 traté de tener "propósitos de año nuevo" (y ese link tiene otro link para los propósitos de 2011) y además de eso, me doy cuenta que no los cumplí. Pero eso tampoco significa que no he hecho nada, y esa es la parte buena.

Hace poco leí a Carol Monroe diciendo que este tiempo es bueno para revisar propósitos de año ya logrados y cómo vas con eso (aunque lo publicó en julio, pero ajá, el punto es que hay que revisar), así que pensé en qué he hecho en este año en el que NO hice mi lista de propósitos. Me topo con que ahora que no me propuse nada en concreto, he logrado mucho.

He egresado por fin de la carrera en la universidad, con todos los esfuerzos que eso conlleva y tengo la decisión ya de estudiar la especialización en diseño gráfico para poder graduarme porque es lo que no conozco, no domino y quiero aprender, por más que me digan que es difícil. Es sólo un egreso, es sólo un paso más, pero es un tremendo paso para mí.
Por fin he viajado a otro país (aunque sea ahí al lado, pero ya he viajado) y he asistido a un espectáculo al que deseaba ir porque podía ir y no iba a ser impedido de ir por ninguna circunstancia. Caminar por las calles de otro país andando un tanto perdido, pero saber que está bien hacerlo porque es lo que querés y estás en buena compañía. Un trocito de independencia más a la vida.
He aprendido a conducir, y justo hoy he obtenido mi licencia para hacerlo, un propósito tácito que desde hace años tenía pendiente y que con más escepticismo que optimismo he logrado después de tres meses de haberme inscrito a las clases. La posibilidad de manejar un automóvil me gusta, más cuando sea mi propio automóvil. 

Puedan parecer poca cosa, pero, es lo que he logrado hasta ahora. Puedo decir que en este momento, si bien puede que no haya mucha más prosperidad, hay más satisfacción. Preguntarse "why not?" me ha caído excelente este año, plantearse el por qué uno no ha de hacer algo y obtener como respuesta de uno mismo que no hay razón para no hacerlo es un ejercicio que abre puertas, que hace realidades las que eran sólo posibilidades.

Además, estar rodeado de personas especiales ayuda a lograr cosas, porque uno solo no se las puede llevar que se las sabe "de todas, todas". Las personas especiales son las que hacen especiales los momentos. 
Y de esos está hecha la vida.

Creative Commons License
This obra by Walter Ulises Castillo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Busqueda