Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

viernes, 31 de enero de 2014

Sumario de Enero

Cambio.

Si me pidiesen una palabra para este mes sería esa.
Un nuevo horario de trabajo, con menos horas, menos paga pero más plenitud y con el propósito de buscar nuevos horizontes con calma pero con constancia. Como me dijeron, hay que soltarse de la orilla y chapalear.
Y chapalear me ha llevado a intentar. Intentar cosas que por experiencias pasadas ya uno tiene el esquema mental de "no soy bueno en eso, no lo puedo hacer" pero que llega el momento en que hay que hacerlas. Manualidades en la especialización que no pensé poder hacer bien y terminar siendo felicitado por su elaboración, intentos exitosos. Sin embargo, chapalear también ha tenido su lado no tan exitoso, con hojas de vida que van, encuentros que suceden pero que no tienen resultados concretos... aún. Hay que ser positivo después de todo.
Después de todo hay razones para ser positivo, como por ejemplo, sentir un cariño tan grande como hace tiempo no lo sentías y tener el mismo sentimiento hacia quién te lo brinda. 
Eso es una enorme razón, y yo la tengo ahora a mi lado.
Se siente tremendamente bien.

No diré como muchos en las redes sociales "Febrero, ¡sorpréndeme!" o algo por el estilo, pero, de veras espero que el (buen) cambio iniciado este mes, sea la constante en el año.
Y eso no se hará por sí solo, hay que echarle ganas.

Busqueda