Este es el Castillo de Cartas


Un castillo de cartas.
Frágil, si piensa en el que está hecho de naipes.
Interesante, si piensa en uno hecho de epístolas.
Este cae en ambas descripciones.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Otro año ya se ha ido...

... tantas cosas han pasado. Algo hemos aprendido y algo hemos olvidado. (8)
Ah, la sabiduría del Buki mayor.

Y es que sí han pasado muchas cosas en este año, a pesar que el blog no de mucho testimonio de ello.

Como dije en una entrada de hace ratitos es mejor hacer que prometer y este año vaya que he hecho:

Pude cambiarme de trabajo, algo que ya tenía trazado para 2015 pero que gracias a Dios sucedió mucho antes que eso y ha sido una gran mejora para mí en cuestiones de aprendizaje, de poder hacer algo más cercano a lo que me gusta hacer y tener beneficios que en los cinco años anteriores no pude tener.
Pude graduarme de la carrera que inicié hace seis años y cerrar de gran manera este capítulo de la vida que me dejó mucho conocimiento, conocer personas que aportaron en su momento a mi vida y la satisfacción de saber que gran parte de la carrera fue el esfuerzo que hice yo mismo para sacarla adelante, trabajando y estudiando al mismo tiempo, con la fuerza que Dios me dio.
Pude cumplir el sueño de estar en radio, sueño que los que me conocen saben que siempre tuve y que gracias a Carol y René, los TechLovers in chief, pude cumplir y espero que sea regular para el año que viene. (De veras espero ir regularmente a la radio.)
Fui a dos conciertos, de los de verdad, este año. Primero al de Alux Nahual en el Puerto de La Libertad (a quienes había querido ver un montón de veces pero que nunca podía) y fui al Teatro Lux de Guatemala a escuchar y bailar con Jorge Drexler (señor concierto con señores músicos y señora interpretación).
Pude viajar a Chalatenango y aguantar el frío del lugar. Conocí Suchitoto por fin y es un lindísimo pueblo amigable con el bolsillo del viajero limitado. Asistí al evento de tecnología por excelencia, Campus Party en El Salvador y la pasé genialísimo con la mapachada de siempre y nuevas personas, además de otros eventos muy bonitos e interesantes como la presentación de Firefox OS gracias a Movistar y las Luces Campero (¡flan, flan, flan! [inner joke]).
Y a través de este año pude contar con la presencia de una linda persona que, a pesar de todo lo que también pasamos durante este año, me ha ayudado y enseñado tanto y quiero montones y montones. Gracias por el año, AleAle~.

¿Qué viene el otro año? Puede que me mueva a Wordpress ahora que lo sé usar y tengo el deseo de (ahora sí) aprender francés y/o portugués.

A ciencia cierta, no sé qué venga, pero espero que sean sólo cosas buenas.

Ah, y todo esto:

¡Feliz año 2015!

May the Force be with you and the odds be ever in your favor!

Busqueda